Escrito por Consuelo R de Prada

Las vacaciones, un buen momento para buscar y encontrar casa

Si todavía no tienes un apartamento en la playa, las vacaciones son un buen momento para mirar con detenimiento y comparar ofertas. Y sobre todo, encontrar casa para pasar tus próximos días de ocio. Pero no sólo para comprar la ansiada segunda residencia, si buscas vivienda habitual, también tienes la oportunidad y el tiempo, algo fundamental para elegir lo mejor.

Y ahora, ha llegado el momento de comprar. En estos años de crisis se han producido rebajas importantes, unido a una abundante oferta en el mercado, circunstancias que permiten tener muchas opciones donde elegir. Y por si esto fuera poco, las entidades financieras comienzan a abrir el grifo de la financiación. Es un proceso lento, pero brinda nuevas expectativas tras años de sequía hipotecaria.

Los precios han tocado fondo en muchas zonas, eso no quita que algunas viviendas mal ubicadas o de mala calidad las tengan que vender a precio de derribo. Para el resto, la situación empieza a cambiar.

Las estadísticas sobre venta de viviendas comienzan a mostrar que los compradores están saliendo de su escondite. Incluso, datos recientes ya evidencian que hay zonas como Extremadura o Galicia donde los precios comienzan a subir ligeramente.

En la costa hay auténticas gangas. Se pueden conseguir ansiados apartamentos por 50.000 euros o dos dormitorios por 100.000, algo impensable hace tan sólo unos años. Vivienda nueva por menos de 100.000 euros. 

Y aunque sea lentamente, ya se observan signos de cambio de tendencia y si nos basamos en anteriores crisis, las zonas que primero se recuperaron fueron las de costa y las mejores áreas de las principales ciudades, fundamentalmente por la reactivación de la demanda internacional, algo que ya está sucediendo.

Si te animas, mira en webs, pasea por las calles y zonas que te gusten y elige lo mejor en una oferta amplia y variada. Y disfruta de las vacaciones

 

Escrito por Jose Escolano

Empiezan las vacaciones: te damos algunos consejos

El lunes comienza el mes de julio y las ansiadas vacaciones para quien tenga la suerte de poder cogérselas. Si es tu caso, antes de irte de casa, sería bueno que tuvieses en cuenta una serie de detalles.

Suministros.- Intenta cortar el máximo de suministros posibles cerrando las llaves de paso. El agua y el gas, son los más fáciles de cortar, pero la luz, a veces no puedes cortarla, por ejemplo, si tienes alarma. En ese caso, corta las fases que no afecten a la alarma.

Electrodomésticos.- Procura desenchufar electrodomésticos, sobre todo, los grandes. Ya sé que vivimos en una época moderna en la que no se producen subidas de tensión, pero no suceden hasta que suceden. Además, siempre suele quedar un pilotito de testigo encendido que gasta poco, pero gasta. Los electrodomésticos húmedos (nevera, lavadora y lavavajillas), si los dejas apagados, intenta dejarlos con las puertas abiertas, que se ventilen, para que cuando vuelvas de las vacaciones no te encuentres un curioso cultivo de moho dentro de ellos, siempre y cuando no lo quieras hacer a propósito para ver si redescubres la penicilina.

Seguridad.- No dejes las persianas bajadas del todo. Eso es signo inequívoco de que estás fuera de casa y puede propiciar desde un robo, hasta lo que podría ser peor ¿peor?, si, peor: una okupación. Pide a algún vecino con el que te lleves bien y que no tenga la misma suerte que tú, que te retire la correspondencia del buzón. Esta pista es tan buena para los amigos de lo ajeno como las persianas cerradas.

Redes sociales.- No publiques que te vas, ni cuanto tiempo, ni a donde, ni… Espera a la vuelta de las vacaciones a contar todo lo que has hecho. Recuerda que hay más redes sociales que facebook y twitter; el bar o el jardín también son redes sociales, aunque sean analógicas.

Maderas.- Si tienes suelos de parquet, procura dejar cubos de agua diseminados por la casa. La humedad que desprendan hará que este se conserve mejor durante tu ausencia y evitará que se agriete con el calor.

Plantas.- Para las plantas, venden unos dispositivos que enchufados a una botella de refresco con agua, harán la función de un riego gota a gota y evitarán que a la vuelta del verano te encuentres con un erial en casa. Si no quieres gastarte unos eurillos en ello, siempre puedes llenar una bañera de agua y dejar las plantas en el baño, pero ojo, no cierres la puerta y que llegue algo de luz. La ausencia total de luz puede ser tan dañina como la de agua. Si además haces un riego por inmersión (sumergir la maceta en agua unas horas para que se empape toda la tierra y, después, dejar que escurra), conseguirás que tus queridas plantas te echen poco de menos.

Plagas.- Darle un buen repaso a la cocina antes de marcharte evitará invasiones de insectos, pero si además echas insecticidas por ventanas, puertas y desagües, será más difícil que se produzcan estas desagradables intrusiones.

Seguro que se os ocurren más cosas, pero espero que alguna de las que os sugiero, os sirva para algo. Ah! Felices vacaciones!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR