vivienda habitual
Escrito por Foro Consultores

La vivienda habitual en la declaración de la renta

Estamos en plena campaña de la declaración de la renta. ¿Qué papel tiene la vivienda habitual en el IRPF? Para los que compraron antes del 1 de enero de 2013 sigue teniendo un papel protagonista. Pueden deducirse por ello, el resto no. En este post, que puedes leer ampliado en Invertia, tienes todo lo que puedes desgravar y lo que no.

Debe quedar claro que el 1 de enero de 2013 se eliminaron las deducciones por vivienda habitual. Para los que compraron con anterioridad se introdujo un régimen transitorio.

¿A quién se aplica este régimen transitorio?

Solo a los que compraron antes de la fecha citada anteriormente. En la misma situación están los que han hecho obras de rehabilitación o ampliación, siempre que hayan finalizado antes del 1 de enero de 2017. Igualmente, entra en este apartado la adecuación de la vivienda de personas con discapacidad.


Solo pueden acogerse a las deducciones los que compraron antes del 1 de enero de 2013 o hicieron obras de rehabilitación o ampliación de vivienda habitual

Eso sí, siempre que sea vivienda habitual. Es decir, que sea residencia del contribuyente durante un plazo continuado de al menos tres años (ver excepciones en el post de Invertia). Que se ocupe la vivienda en un periodo no superior a 12 meses desde la compra o finalización de obras.


El límite está en 9.040 euros, aunque puede alcanzar los 12.080 euros

¿Cuánto se puede deducir?

El límite está en 9.040 euros por contribuyente para los supuestos ya expuestos: adquisición, rehabilitación, construcción o ampliación.

Esa cifra asciende a 12.080 euros cuando las cantidades invertidas se hayan destinado a la realización de obras e instalaciones para adecuar la vivienda por razones de discapacidad. 

No se puede deducir

Los gastos de conservación y reparación, arreglos de la casa; los gastos de sustitución de elementos: calefacción, ascensor…; las mejoras; las plazas adquiridas con la vivienda y que excedan de dos o compradas de forma independiente a la adquisición de vivienda.

Y si tienes un piso alquilado, no te pierdas ESTE POST sobre los ingresos por alquiler y la necesidad de declararlos.

ACCEDE A LA NOTICIA EN INVERTIA

Escrito por Consuelo R de Prada

¿Tienes un piso alquilado?: qué debes declarar y qué puedes deducir

En el anterior post comenzamos con las novedades en la Declaración de la Renta 2014. En éste, te contamos qué debes declarar y qué puedes deducir si tienes una vivienda alquilada.

Para empezar, los ingresos obtenidos se incluyen en el apartado de rendimientos de capital inmobiliario. En el beneficio se deben considerar los ingresos, menos los gastos deducibles. Del total del rendimiento neto por alquiler de vivienda, el 60% está exento y esa cantidad puede llegar al 100% si el arrendatario es menor de 30 años, aunque hay que analizar cada caso y depende de la fecha del contrato.

Podrán reducirse hasta el 60% de los rendimientos netos obtenidos y hasta el 100% si el inquilino tiene entre 18 y 30 años. Se mantiene también esa deducción si la edad es de hasta 35 años y  el contrato es anterior al 1 de enero de 2011. Para los contratos que se firmen este año, y ya de cara a la Declaración de la Renta de 2015, el casero deberá tener en cuenta que se eliminarán la reducción por el 100% para los ingresos netos cuando el inquilino es menor de 30 años. Sí se mantendrá sin cambios la deducción por el 60%, en todos los casos.

sealquila

Y qué gastos podemos deducir:

  • Amortización de inmueble: 3% sobre el mayor de estos valores: coste de adquisición o valor catastral, excluido el valor del suelo. En ambos casos, se debe considerar el porcentaje del valor de la construcción sobre el total, es decir, excluido el valor del suelo.
  • Si estás pagando un préstamo hipotecario, puede deducirte los intereses del mismo.
  • Los gastos de conservación, arreglo o cambio de instalaciones como la calefacción, ascensor u otros elementos.
  • Tributos y tasas: IBI, recogida de basuras, alumbrado, etc.
  •  El importe del seguro de la vivienda.
  • Gastos de la comunidad de vecinos, vigilancia, portería, cuidado de jardines, etc.
  • Los gastos derivados de la formalización del contrato de alquiler.
  • Las rentas pendientes de cobro, que previamente deben haberse contabilizado como ingresos.
  • La deducción por alquiler para el casero no se podrá aplicar a las viviendas que se alquilan solo en vacaciones, puesto que deben tener la consideración de vivienda habitual para el inquilino. Hacienda sí permite disfrutar de la deducción en el caso de que el contribuyente alquile una habitación de su propia casa.

En próximos post seguiremos desgranando diferentes aspectos que nos afectan en la Renta 2014

[twitter_follow username=»@foroconsultores» language=»en»]

[twitter_follow username=»@foroprovivienda» language=»en»]

 

[twitter style=»horizontal» text=»¿Tienes un piso alquilado?: qué debes declarar y qué puedes deducir Post de @foroprovivienda vía @foroprovivienda  » float=»left»]

 

Escrito por Consuelo R de Prada

Vivienda: adiós a algunos incentivos

El año 2015 comienza con algunos cambios en el mercado de la vivienda, que pierde cierto atractivo fiscal. Ya tratamos en este blog un aspecto que supondrá una modificación relevante.La venta pierde atractivo para aquellas viviendas compradas hace muchos años, que ahora se venden, y cuyos ingresos no se destinen a la compra de otra vivienda habitual.

Tendrán que tributar por la plusvalía generada, ya que se eliminan coeficientes correctores, aunque menos de los previstos en el primer borrador que era realmente gravoso. Los mayores de 65 años quedan exentos del aumento de esa presión, siempre que esas ganancias, con un límite, se destinen a rentas vitalicias. También quedan fuera los que vendan su vivienda habitual y lo reinviertan en otra habitual.

Arrendador y arrendatario.- Ambos también salen perjudicados, al menos por lo que a la parte Estatal se refiere. Así, los inquilinos que firmen un contrato de alquiler a partir del 1 de enero de 2015 o lo renueven pierden las deducciones estatales existentes en la declaración de IRPF por un porcentaje de las rentas abonadas. Pueden tener las autonómicas, aunque eso depende de cada Comunidad. Obviamente, no todos los inquilinos las tenían, sólo aquellos con ingresos inferiores a 24.100 euros.

 Los caseros también tendrán menos beneficios. Si un inquilino era menor de 30 o de 35 años (dependiendo de la fecha de contrato) el casero podía beneficiarse de una exención del 100% de los ingresos obtenidos vía alquiler. Ese porcentaje pasará al 60%, la misma exención que tienen el resto de los contratos. Pese a todo, tener alquilada una vivienda sigue siendo rentable y así lo dicen los últimos datos del Ministerio de Fomento.

Se reduce el atractivo fiscal porque ahora toca recaudar: más presión a propietarios y vendedores  y menos deducciones a los inquilinos.

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR