Ingresos por alquiler
Escrito por Foro Consultores

¿Cómo se declaran los ingresos por alquiler?

L


legó el momento de la Declaración de la Renta 2018. La vivienda tiene especial protagonismo, especialmente si se tiene algún piso en alquiler. Te contamos como se declaran los ingresos por alquiler en el IRPF ¿Qué se consideran rendimientos de capital inmobiliario? Bienes rústicos o urbanos de los que se obtenga un rendimiento por alquiler, salvo que el arrendamiento se realice como actividad económica (para lo que debe tener alguna persona contratada).

¿Qué hay que declarar?

En este apartado se debe incluir los ingresos totales en el apartado de rendimientos de capital inmobiliario. Para calcular el importe sobre el que se paga impuestos, de la cantidad percibida se restan los gastos deducibles y se obtiene el beneficio, que es sobre el que se paga.

Importante. Cuando el inmueble que se alquila es una vivienda, del total del rendimiento neto por alquiler, el 60% está exento.

Qué se puede deducir:

  • Amortización anual del inmueble: 3% sobre el mayor de estos valores: coste de adquisición o valor catastral. Muy importante: se debe excluir el valor del suelo.
  • Intereses del préstamo hipotecario
  • Gastos de conservación y reparación. No son deducibles los gastos destinados a la ampliación o mejora del inmueble.
  • Tributos y tasas:
  • Seguro de la casa.
  • Gastos de la comunidad, vigilancia, portería…
  • Gastos derivados de la formalización del contrato de alquiler
  • Ojo con las rentas pendientes de cobro si las hubiera.

Casa alquilada a un familiar

Hacienda dice que, si es hasta tercer grado incluido, el rendimiento computable no debe ser inferior a la cuantía resultante de: 2% del valor catastral que corresponda al inmueble en cada periodo impositivo. O el 1,1% del valor catastral en caso de que hayan sido revisados o modificados.

Alquiler turístico

El mecanismo es similar al anterior. Pero en este caso, no está exento del 60% previsto para las viviendas alquiladas y destinadas a residencia habitual. Y, además, el periodo en el que el inmueble no ha estado ocupado, debe declararse como renta imputada.

En nuestra colaboración en Invertia, además de desglosar todos los apartados anteriores, puedes ver algún ejemplo que te puede ayudar.

Y si necesitas solventar más dudas, entra en el Manual Práctico Renta 2018 en el capítulo 4º Rendimientos de Capital Inmobiliario.

ACCEDE AL POST COMPLETO EN INVERTIA

Más info del sector en nuestro Blog y Sala de Prensa

Escrito por Consuelo R de Prada

¿Cómo tributa la segunda residencia?

Quedan pocos días para presentar la declaración de la renta. En anteriores post hemos tratado la desgravación de la vivienda habitual (para los que compraron antes del 1 de enero de 2013), las deducciones para inquilinos y propietarios y ahora es el turno de la segunda residencia.

Si tienes una casa en la playa o en la montaña, que no tienes alquilada y que utilizas para tus fines de semana y vacaciones, debes incluirla en la declaración de la renta.  Pero, ¿cómo tributa la segunda vivienda?  Hacienda imputa una renta en el IRPF por la mera propiedad de un inmueble. Es lo que se considera imputación de rentas inmobiliarias que tributan al mismo tipo impositivo que el rendimiento del trabajo.

¿Y cómo se calcula?.-La renta que se declara equivale al 2% del valor catastral del inmueble o el 1,1% si el valor catastral ha sido revisado después del 1 de enero de 1994. Por ejemplo, una segunda vivienda con un valor catastral revisado en el año 2000 y que asciende 100.000 euros, deberá declarar por 1.100 euros. En el caso de que la vivienda no tenga aún valor catastral, la imputación general es el 1,1% del 50% del precio de adquisición.

Esto es solo si la vivienda no está alquilada, si está unos meses arrendada y otros se utiliza para  uso propio, se debe declarar una parte como renta imputada (los días utilizados como tal) y el resto como ingresos por alquileres.

Escrito por Consuelo R de Prada

Y si eres inquilino, ¿qué te puedes deducir?

En un post anterior hablamos de los gastos que puede desgravar el casero en la declaración de la renta, pero si eres inquilino también puedes acogerte a la deducción por alquiler de vivienda habitual en la Renta 2013, claro que no todo el mundo.Te lo contamos

Hay dos deducciones: estatal y autonómica. Por lo que se refiere a la deducción estatal, al margen de la de cada Comunidad Autónoma, los contribuyentes podrán deducir el 10,05% de las cantidades satisfechas en el periodo impositivo por el alquiler de su vivienda habitual, siempre que la base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales. Si es igual o supera esa cantidad, no se puede desgravar.

Esta base imponible se calcula sumando las cifras de la casilla 366 y 374 de la declaración. La base máxima de la deducción es de 9.040 euros anuales si la base imponible es inferior a 17.707 euros, si es superior hay que recurrir a la regla de Hacienda. Este es el ejemplo del manual de la Renta 2013 (pág. 510), que igual te ayuda.

Don M.A.V. tiene desde el ejercicio 2006 su vivienda habitual en alquiler. En el ejercicio 2013 ha satisfecho por este concepto al arrendador la cantidad de 6.900 euros anuales.

La base imponible general del contribuyente en el ejercicio 2013, que tributa de forma individual, ha ascendido a 21.500 euros y la base imponible del ahorro a 600 euros.

Determinar el importe de la deducción por el alquiler de la vivienda habitual en el ejercicio 2013.

Solución: Cantidades satisfechas por el alquiler de la vivienda habitual … 6.900,00

Base máxima de la deducción:

Al ser su base imponible superior a 17.707,20 euros, la base máxima de deducción se determinará restando de 9.040 euros el resultado de multiplicar por 1,4125 la diferencia entre la base imponible y 17.707,20 euros anuales.

Es decir: 9.040 – [1,4125 x (22.100 – 17.707,20)]…2.835,17

Importe de la deducción: (2.835,17 x 10,05%) ….284,93

El importe de la deducción así determinado se hará constar en las casillas 487 y 488 de la página 14 de la declaración consignando en cada una de ellas el 50 por 100 del total de la deducción. Es decir, 284,93 x 50% = 142,46.

Deducción autonómica.- Además, el contribuyente podrá acogerse a las deducciones vigentes en su Comunidad Autónoma, que por ejemplo en Andalucía alcanzan el 15%, pero con un máximo de 500 euros y además tienen que ser menores de 35 años. En Madrid: 20% del alquiler con un máximo de 840 euros, tanto en tributación individual como en conjunta, y ser menor de 35 años. Cataluña: 10% del alquiler con máximo de 300 euros por persona y un tope de 600 por vivienda, siempre que no superen los 32 años.

Como verás en cada Comunidad Autónoma las condiciones son distintas, porque además de la edad, la renta, también se tienen en cuentan otro factores que es bueno que tengas en cuenta y que también puedes encontrar en el apartado «Guía de las deducciones autonómicas del IRPF en el ejercicio 2013« (a partir pág, 521).

Si te ahorras algo o te devuelven, bienvenido sea.

Escrito por Consuelo R de Prada

Los gastos que te puedes deducir si tienes un piso alquilado

Hace unas semanas hablamos de la deducción por vivienda habitual en la declaración de la renta y hoy le toca el turno a la vivienda alquilada en la declaración de la renta. No hay cambios significativos, pero es bueno recordar qué se puede incluir.

Un piso alquilado es como una pequeña empresa, con sus ingresos y sus gastos. En los ingresos debemos contar con la renta que paga el inquilino y que se debe declarar. Pero, obviamente como tiene gastos, también se pueden desgravar.
Respecto a los ingresos, del total del rendimiento neto por alquiler de vivienda, el 60% está exento y esa cantidad puede llegar al 100%, si el arrendatario tiene entre 18 y 30 años y rendimientos netos superiores a 7.455 euros, salario mínimo (IPREM) para el ejercicio 2013. De todos modos, como cada caso es un mundo, en este enlace puedes ver todos los supuestos en el capítulo 4 sobre rendimientos de capital inmobiliario.

Y en los gastos, se pueden incluir:

  • Los gastos “corrientes”. Es decir, la comunidad, el IBI, seguro de la vivienda y el mantenimiento que pague el propietario, como sería cualquier reparación ó gastos de conservación, en general.
  • Las amortizaciones de la inversión: la amortización del edificio, que será el 3% anual del valor de la construcción (que no es el valor del piso, que incluye el suelo). Se puede utilizar el mayor de estos valores: coste de adquisición o valor catastral, pero siempre excluido el valor del suelo. La amortización del contenido o enseres del inmueble, mobiliario, electrodomésticos, etc. Del valor de estos bienes, si se aplica el criterio de amortización habitual, se contabilizará como gasto el 10% anual del valor de los bienes adquiridos cada año, teniendo en cuenta como gasto la décima parte de su valor durante diez años. Es decir, el año de su compra y los nueve años siguientes.
  • También se pueden deducir, los intereses del préstamo hipotecariolos saldos de dudoso cobro (que previamente deben haberse contabilizado como ingresos) y las cantidades por servicios recibidos, como formalizar el contrato de alquiler.

Al final y en muchos casos, entre reducciones y gastos deducibles, la presión fiscal puede ser cero.

 

Escrito por Consuelo R de Prada

¿Quién puede desgravar por vivienda habitual?

Dicen que Hacienda somos todos y ha llegado el momento de “pasar por caja”. Desde el 1 de abril y hasta el 30 de junio ya podemos presentar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), la Declaración de la Renta para entendernos.

Y este año tiene novedades, ¿qué me puedo desgravar por vivienda? Si compraste tu casa a partir del 1 de enero de 2013: nada, ya que el Gobierno eliminó este tipo de desgravación. Si lo hiciste con anterioridad mantienes, de momento, la desgravación por vivienda habitual.

Compra.-Todos los que compraron antes del 31 de diciembre de 2012 mantienen la deducción fiscal por compra de vivienda habitual (el 15% hasta un máximo de 9.040 euros anuales). Pero este porcentaje se desdobla en dos tramos: estatal y autonómico, de ahí la necesidad de comprobar si ha habido cambios en la parte correspondiente a tu comunidad. Además, debemos recordar que desde el ejercicio 2012 se ha suprimido también la compensación fiscal por deducción en adquisición de vivienda habitual aplicable a los contribuyentes que adquirieron su vivienda antes de 20 de enero de 2006, utilizando financiación ajena.

De todos modos, existe un régimen transitorio y algunos podrán desgravar por inversión en vivienda habitual. Es el caso de aquellos contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades con anterioridad al 1 de enero de 2013 para obras de rehabilitación, ampliación de vivienda habitual u obras de adecuación de vivienda habitual de personas con discapacidad, siempre que estén terminadas antes de enero de 2017. En este último caso, el límite está en 12.080 euros anuales (para los anteriores, 9.040 euros) y los excesos no podrán trasladarse a ejercicios futuros.

Vivir de alquiler. En el caso de que la vivienda habitual sea de alquiler, el inquilino se puede deducir hasta el 10,05% de los importes pagados en concepto de alquiler, siempre que la base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales (cuanto más gane, menos deducción), más las bonificaciones que aplican algunas Comunidades Autónomas, que en algunos casos las han quitado.

En este enlace tienes acceso al manual de la Agencia Tributaria y en él comprobarás lo que puedes deducirte en función de tu lugar de residencia.

La próxima semana te contamos qué puedes deducir si tienes una vivienda alquilada.

Escrito por Consuelo R de Prada

¿Qué me puedo deducir por vivienda en la declaración de la renta?

La respuesta podría ser fácil, pero no lo es. En la declaración de la renta, existen deducciones estatales y autonómicas y para rizar el rizo, cada comunidad tiene sus condiciones.

Vamos a dar unas ideas básicas de los conceptos por los que se puede desgravar (compra, alquiler, obras de mejora). La idea es arañar unos «eurillos» que, en estos tiempos, no vienen  mal.

Compra.-Todos los que compraron antes del 31 de diciembre de 2012 mantienen la deducción fiscal por compra de vivienda habitual (el 15% hasta un máximo de 9.040 euros anuales). Pero este porcentaje se desdobla en dos tramos: estatal y autonómico, de ahí la necesidad de comprobar si ha habido cambios en la parte correspondiente a tu comunidad. Y otro matiz, en la declaración que hacemos ahora, la del ejercicio 2012, se suprime la compensación fiscal por deducción en adquisición de vivienda habitual aplicable a los contribuyentes que adquirieron su vivienda antes de 20 de enero de 2006 utilizando financiación ajena. Vamos, se puede desgravar un poco menos.

Obras.- Que no se te olvide. Las obras de mejora (eficiencia energética, accesibilidad, etc.), tanto en vivienda habitual como en cualquier vivienda, también permiten realizar deducciones, aunque depende del año de las mismas. Además, si han hecho obras  para mejorar la accesibilidad en tu edificio en 2012, también las puedes incluir en el IRPF.

Alquiler.- Al margen de las deducciones aprobadas por las comunidades autónomas, los  contribuyentes podrán deducir el 10,05% de las cantidades satisfechas en el período impositivo por el alquiler de su vivienda habitual, siempre que su base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales.

Y a todas éstas, se suman las autonómicas, pero la variedad es tal que puede ocurrir que un joven con una renta inferior a 24.000 euros se desgrave por su alquiler unos 600 euros en una comunidad y nada en otra, dentro del tramo autonómico. Lo mismo ocurre por compra de vivienda. En este enlace tienes acceso al manual de la Agencia Tributaria y en él comprobarás lo que puedes deducirte en función de tu lugar de residencia. Pero si lo quieres ya desgranado, en elmundo.es tienes un resumen.

En próximos post ampliaremos información relacionada con la declaración de la renta. Por ejemplo, qué te puedes desgravar si tienes una vivienda alquilada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR