Escrito por Consuelo R de Prada

Tras la crisis, toca aprender de los errores

ForbesEn el número de este mes de la revista Forbes, Luis Corral, CEO de Foroconsultores, ha repasado el sector inmobiliario y los retos que debemos afrontar tras la crisis. Por su interés, resumimos los puntos tratados en esta tribuna que puedes leer íntegramente en Forbes en español

Para empezar, después de años de crisis, muchos cadáveres han quedado en el camino, en parte por los excesos del pasado. Toca, pues, aprender de los errores y no tropezar con la misma piedra.

Además, es bueno mirarse el ombligo y ver ¿qué hicimos mal? Durante los años de bonanza todo el mundo quería y podía ser promotor. Se construían viviendas a un ritmo increíble, llegamos a promover unas 800.000 viviendas al año, muy por encima de las necesidades del mercado.

Los compradores tampoco se quedaron atrás, no solo adquirían los que necesitaban vivienda, entraron de lleno los inversores/especuladores, obteniendo rentabilidades de infarto. Los precios llegaron a niveles absurdos y la financiación estaba inflando un mercado que se nos iba de las manos.

Y llegamos a la crisis, el paro hizo estragos, y ante la escasez de las ventas, los promotores bajaron precios, pero claro hasta un nivel: el de la hipoteca, pero llegó un momento que ese valor era insuficiente. Los bancos se quedaron con las promociones y cuando se dieron cuenta de que el problema ya era suyo, comenzaron a vender con descuentos y a dar financiación para esos pisos. Como sus carteras crecían y crecían, el siguiente paso fue ayudar al promotor a deshacerse de las viviendas con la financiación de la entidad, pero sin tener que comprarlas. Luego llegaron los fondos y comenzaron a comprar carteras a precios muy asequibles.

¿Y ahora qué? Para empezar se debe construir en función de las necesidades de la población, sin olvidar el suelo urbanizable en reserva para evitar que, con el paso del tiempo, nos quedemos sin terreno y no se pueda promover y volvamos a empezar la rueda. ¿Y los precios? Los crecimientos deben ser moderados, no es bueno volver al pasado. El papel de los políticos también es importante, hay que generar seguridad jurídica urbanística.

Las empresas también una gran labor. Limitar el endeudamiento y consumir mayores fondos propios en las operaciones. Y qué decir de las entidades financieras. Ya han aprendido que la financiación no es algo que se dé sin sentido.

En definitiva, volver a reconstruir un sector, en el que buena parte de las empresas han desaparecido y tan solo unas pocas ha sobrevivido. La vuelta a la profesionalización.

Escrito por Consuelo R de Prada

La crisis multiplica la diferencia del precio de la vivienda entre barrios

La diferencia de precio entre el distrito más caro y el más barato de las grandes ciudades se ha disparado desde que comenzó la crisis, según un estudio del portal inmobiliario Idealista. En este momento, comprar una vivienda en el distrito más caro de Madrid, el de Salamanca, cuesta un 243% más caro que en el más barato, el de Villaverde. En 2006, la diferencia tan solo era del 68%.

En Barcelona, las diferencias también son importantes, aunque menores. Ahora, comprar en el barrio de Les Corts es un 146% más caro que en Nou Barris. En el momento más alto de la burbuja ese diferencial era de una 45%.

¿Por qué se ha producido? Las clases de menos pudientes han sido las que más han sufrido la crisis, las que más fallidos hipotecarios han registrado y en las que se han concentrado las ejecuciones hipotecarias, pisos embargados, de bancos…

Y lo más probable es que la brecha siga abriéndose, ya que ha sido mucho lo que se ha destruido y, aunque es cierto que se está produciendo una tímida recuperación del empleo, es lenta y tardará en llegar a las clases con menos recursos.

Además, aunque la venta de viviendas ha mostrado también una tímida mejora, quienes están comprando son también aquellos que tienen recursos para hacerlo y que habían paralizado su decisión de compra en los últimos años.

Escrito por Jose Escolano

¿Es Eurovegas la panacea?

Probablemente no, pero se parece bastante. Probablemente no, porque Eurovegas no va a curar todos nuestros males ni va a provocar la recuperación económica por sí mismo, pero puede ayudar bastante, porque va a provocar una fuerte inyección de capital en nuestra economía, que convenientemente tratada puede ayudarnos en gran medida, sobre todo, aliviando el sector más castigado de nuestra economía: el sector inmobiliario.

El nacimiento de Eurovegas va a provocar un resurgimiento de la construcción, porque, por muchos técnicos que se traigan los americanos, la mano de obra para construir los fastuosos edificios que formarán el complejo, probablemente será española en su mayor parte, ya que lo más seguro es que no se traigan albañiles desde Nevada para poner los ladrillos. Este proceso de construcción va a tener lugar al menos durante seis años. Pero hay que tener en cuenta que las obras no solo se van a llevar a cabo en el complejo; también habrá que mejorar los accesos, habilitar el entorno con nuevos servicios, edificar viviendas para los futuros trabajadores. No podemos olvidar que Eurovegas va a generar todo un microcosmos en su entorno ya que se va a convertir en una ciudad 24×7, con un trasiego incesante de visitantes y empleados.

Solo queda que los gobernantes aprovechen la inyección pecuniaria para redirigir estos flujos de capital hacia otros sectores, invertir en I+D, en industrialización… y que no piensen que es otra gallina de los huevos de oro que va a estar alimentándonos eternamente. Cabe esperar que hayamos aprendido la lección y que sepamos aprovechar racionalmente esta segunda oportunidad que Eurovegas nos está dando, de manera que nuestra economía no vuelva a depender del sector de la construcción tal y como ha venido haciendo durante años y que si este vuelve a decaer, no arrastre a la economía española nuevamente.

Escrito por Rubén Cózar

¿Rehabilitación? no gracias, mejor piqueta

¿Rehabilitación o piqueta? No sé si soy el único que piensa que es un poco absurdo que en las grandes ciudades, y en algunas no tan grandes, se construyan barrios nuevos y maravillosos en la periferia o en terceras coronas con escasas o nulas infraestructuras y  pocas previsiones de tenerlas. Me refiero a colegios, centros de salud, metro, cercanías, centros de mayores, polideportivos, etc.…

Leer más

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR