Declarar los ingresos por alquiler
Escrito por Consuelo R de Prada

Hacienda llama a tu puerta, ¿cómo declarar los ingresos por alquiler?

Ha llegado el momento de rendir cuentas con el Fisco y hasta el 2 de julio tenemos de plazo para presentar la Declaración de la Renta. En este post, te contamos cómo declarar los ingresos por alquiler en el IRPF. Ya sea  los obtenidos por arrendamiento habitual o vacacional y recuerda, Hacienda los tiene en el punto de mira, especialmente los segundos.

Leer más
contrato de alquiler y su rescisión
Escrito por Foro Consultores

Contrato de alquiler, ¿cuándo se puede rescindir?

El alquiler vive momentos de euforia. Cualquier contrato de alquiler marca una serie de pautas que ambas partes deben cumplir. Pero a veces surgen los problemas y alguna de ellas quiere rescindir el contrato sin tener en cuenta lo pactado. En este caso se puede hacer sin penalización, aunque obviamente si se dan determinadas circunstancias.

Leer más
Escrito por Consuelo R de Prada

Los gastos que te puedes deducir si tienes un piso alquilado

Hace unas semanas hablamos de la deducción por vivienda habitual en la declaración de la renta y hoy le toca el turno a la vivienda alquilada en la declaración de la renta. No hay cambios significativos, pero es bueno recordar qué se puede incluir.

Un piso alquilado es como una pequeña empresa, con sus ingresos y sus gastos. En los ingresos debemos contar con la renta que paga el inquilino y que se debe declarar. Pero, obviamente como tiene gastos, también se pueden desgravar.
Respecto a los ingresos, del total del rendimiento neto por alquiler de vivienda, el 60% está exento y esa cantidad puede llegar al 100%, si el arrendatario tiene entre 18 y 30 años y rendimientos netos superiores a 7.455 euros, salario mínimo (IPREM) para el ejercicio 2013. De todos modos, como cada caso es un mundo, en este enlace puedes ver todos los supuestos en el capítulo 4 sobre rendimientos de capital inmobiliario.

Y en los gastos, se pueden incluir:

  • Los gastos “corrientes”. Es decir, la comunidad, el IBI, seguro de la vivienda y el mantenimiento que pague el propietario, como sería cualquier reparación ó gastos de conservación, en general.
  • Las amortizaciones de la inversión: la amortización del edificio, que será el 3% anual del valor de la construcción (que no es el valor del piso, que incluye el suelo). Se puede utilizar el mayor de estos valores: coste de adquisición o valor catastral, pero siempre excluido el valor del suelo. La amortización del contenido o enseres del inmueble, mobiliario, electrodomésticos, etc. Del valor de estos bienes, si se aplica el criterio de amortización habitual, se contabilizará como gasto el 10% anual del valor de los bienes adquiridos cada año, teniendo en cuenta como gasto la décima parte de su valor durante diez años. Es decir, el año de su compra y los nueve años siguientes.
  • También se pueden deducir, los intereses del préstamo hipotecariolos saldos de dudoso cobro (que previamente deben haberse contabilizado como ingresos) y las cantidades por servicios recibidos, como formalizar el contrato de alquiler.

Al final y en muchos casos, entre reducciones y gastos deducibles, la presión fiscal puede ser cero.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR