certificado energético
Escrito por Consuelo R de Prada

El suelo, de activo tóxico a objeto de deseo

Durante los años de crisis, el suelo ha sido el gran apestado del mercado inmobiliario. Su valor era casi cero. Nadie quería adquirirlo porque nadie podía promover. Pero todo cambia, ahora se ha convertido en nuevo objeto de deseo y ha dejado de ser un activo tóxico, algo que ya destacábamos en las jornadas Inmonext 2015, organizadas por Idealista. Eso sí, no vale todo y la ubicación pasa a ser fundamental.

En Madrid el número de transacciones ha alcanzado velocidad de crucero. Fondos y promotores se lanzan a la compra de suelos listos para construir. El objetivo es que sea suelo finalista y se pueda empezar a construir en pocos meses. Un ejemplo que ilustra esta situación son las últimas compras de Neinor Homes -la inmobiliaria que compró el fondo Lone Star a Kutxabank- que ha adquirido cuatro solares en Alcobendas y uno en San Sebastián de los Reyes por 65 millones de euros.

Un espacio en el que las cooperativas también están muy activas participando en la compra de suelos, sobre todo terrenos públicos que han salido a subasta. Se están convirtiendo en una buena opción para tener una vivienda libre a precio razonable y en una buena ubicación. Gestoras de cooperativas como Domo o Grupo Ibosa se han quedado con suelos que la Administración ha sacado a subasta y que están ubicados en las mejores zonas de las grandes ciudades.

Pero el apetito inversor es tal que, según los datos del Ministerio de Fomento, el precio del suelo se ha disparado casi un 40% en un año. Este repunte viene impulsado por el importante encarecimiento registrado en las grandes ciudades.

De media, el precio medio del suelo urbano en España se situó en 149,9 euros por metro cuadrado en el primer trimestre de 2015, pero en los municipios de más de 50.000 habitantes, se disparó un 37,8%, hasta 304,3 euros, el doble respecto a la media nacional y frente a los 220,8 euros de hace un año.

ALA vista Parque Norte 2 web

Los precios medios más elevados están en las provincias de Madrid (546,2 euros por metro cuadrado), Barcelona (448) y Baleares (353). Esto se explica porque hay más interés en desarrollar suelos, tanto para usos terciarios como para usos residenciales, sobre todo en las zonas céntricas de las grandes ciudades y en la periferia, en zonas de clase alta.

Pero, pese a esta tensión, “no hay riesgo de burbuja, sino que ahora existe una presión compradora más fuerte, y los precios venían de muy abajo», comentaba hace unos días Carlos Smerdou, consejero delegado de Foro Consultores, en Expansión. De hecho, durante la crisis el precio del suelo urbano se ha reducido drásticamente y ahora es apenas la mitad de lo que fue en el pico del boom.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo!!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Your email address will not be published. Los campos requeridos están marcados *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR