viviendas vacias
Escrito por Consuelo R de Prada

La «importancia» de vivir en un ático


Los tiempos cambian y las modas también. Hace muchos años, vivir en el último piso de una casa estaba reservado para los que tenían menos ingresos, claro que era cuando los edificios no tenían ascensor y la climatización era escasa. Eso significaba, frío en invierno y calor en verano, además de subir andando.

Pero con el paso del tiempo, la mejora en la construcción, los áticos pasaron a ser el objeto de deseo de mucha gente. Aunque su coste de construcción es similar al del resto del edificio, su precio siempre ha sido, y será, mucho más alto pues su demanda suele ser superior a la oferta.

Las ventajas de vivir en un ático son tanto objetivas como subjetivas. En cuanto a la objetividad, no tener vecinos en la planta alta que te molesten (si además es esquinero, aún mejor porque tampoco los tienes en un lateral), las vistas que se consiguen por la altura, las amplias terrazas con las que suelen estar dotados, el escaso ruido de tráfico… todo ello tiene su precio. Por la parte de la subjetividad, vivir en el ático del edificio te proporciona un status que no te lo ofrece la vivienda tipo, un plus de exclusividad.

 

Madrid

Los áticos suelen tener más demandantes que oferta disponible, dado que se proyectan pocas unidades, ya que parte de la planta hay que destinarla a terrazas. También es el tipo de vivienda que antes se vende si se encuentra en un precio adecuado que puede rondar entre el 25% y el 40% con respecto a la misma tipología (sin incluir el plus de terraza) en una planta intermedia.

Pero los áticos también han sufrido con la crisis, aunque tal vez en menor medida que el resto de los inmuebles. Estas rebajas han ampliado el perfil del comprador que suele ser profesional cualificado, autónomo o funcionario de alto nivel. Por ejemplo, en ubicaciones muy demandadas, como pueden ser determinados distritos de Madrid o Barcelona capital, al bajar los áticos un 30% se ponen en precio para un segmento más amplio de la población no siendo necesario bajar más, mientras que las viviendas medias sí necesitan hacerlo, ampliándose entonces los porcentajes de diferencia anteriormente descritos. A mayor demanda, menos necesidad de ajuste. Solo el volumen de los compradores potenciales tiene el poder de marcar el precio

Y no sólo los prefieren los compradores para vivir en él, es otro de los segmentos preferidos por los inquilinos, es la primera tipología solicitada antes que una vivienda en planta intermedia.

Eso sí, en los áticos no vale todo por el hecho de serlo. En la época de boom, en la que casi todo se vendía, se podían ver áticos dúplex o tríplex con configuraciones de viviendas que dificultaban enormemente la habitabilidad del propietario, y aun así, existían demandantes. En la actualidad, esas configuraciones no se perdonan.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo!!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

One thought on “La «importancia» de vivir en un ático

Deja un comentario

Your email address will not be published. Los campos requeridos están marcados *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR