Escrito por Consuelo R de Prada

Préstamos hipotecarios: ¿diferenciales al 1% o menos?

Tras unos años con diferenciales en el 3%, parecía imposible que nos acercásemos de nuevo al 1%, pero ese momento ya está aquí o casi (obviamente, lejos del euribor+0,45% de “aquellos maravillosos años”)

En el último Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA), Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores, ya decía que los diferenciales estarían cercanos al 1% a final de año. Otros expertos creen que rondará el 1,5% y en esa banda se moverán durante 2015. Recordemos que el diferencial es el porcentaje que se añade al tipo de referencia pactado, ejem: Euribor+1.

Queda poco más de un mes para que finalice 2014 y los bancos han dado otra vuelta de tuerca a sus hipotecas con bajadas del diferencial hasta el 1,6%. Bankinter e ING están entre los más activos del mercado y se miran de reojo para ver quien baja más y antes. Son entidades que encabezan la lucha para conseguir nuevos clientes, tal vez porque que han estado menos expuestas al ciclón inmobiliario y parten en mejores posiciones. Todo ello, con permiso de Kutxabank o Caja Sur, que mantienen ofertas en niveles muy próximos al 1%, una referencia desconocida en los últimos años. Eso sí, requiere cumplir unas condiciones importantes. Santander y BBVA probablemente serán los siguientes en mover ficha.

Estas “luchas” vienen muy bien a los consumidores que ven cómo el abanico se amplía y se abre el grifo de la financiación tras años cerrado. Obviamente, todo tiene letra pequeña que es aconsejable tener en cuenta para no llevarnos sorpresas, porque hay que fijarse en más cosas que en el diferencial.

Y aunque los bancos siguen siendo selectivos a la hora de conceder préstamos, al menos hemos subido otro escalón y, aunque sea despacio, comienza a fluir la financiación hipotecaria y eso se ve en la compraventa de viviendas que crece, especialmente la vivienda de segunda mano que ha estado muy parada, en parte, por falta de préstamos hipotecarios.

Escrito por Consuelo R de Prada

Madrid se convierte en la locomotora del mercado

El mercado madrileño de suelo residencial está en plena ebullición con las cooperativas en cabeza de carrera. En la capital están previstos unos 3.000 pisos nuevos en las mejores zonas de la ciudad. Muchas de estas viviendas se construirán en  suelos procedentes de las diferentes administraciones que los han sacado a subasta.

Algunas parcelas estrella como Raimundo Fernández Villaverde y las antiguas cocheras del Metro en los alrededores de Cuatro Caminos, ya han sido adjudicadas. Las gestoras Domo y Grupo Ibosa, respectivamente, han ganado las subastas y en ellas harán viviendas en régimen de cooperativa y a precios asequibles. Pryconsa, por su parte, se ha quedado con los Estudios Buñuel, en la zona norte de la capital, donde se construirán también viviendas.

Pero no sólo los terrenos de las administraciones, otros suelos que la crisis había dejado paralizados vuelven a estar en el mercado como es el caso de un solar en la calle Juan Bravo, en pleno distrito de Salamanca, donde la gestora de fondos Pimco y Grupo Lar terminarán un edificio residencial de lujo.

Eso sí, en este despegue del mercado hay un aspecto relevante: los suelos están en buenas ubicaciones y con precios competitivos. A esto se une que las viviendas en stock en la comunidad de Madrid están descendiendo de manera importante y se espera que en 2015 se reduzca esa oferta alrededor de un 40%, de ahí la necesidad de más obra nueva.

Esta situación indica que hay un cambio de tendencia en el mercado inmobiliario residencial, hay movimiento en las mejores zonas de Madrid que también se está trasladando a ciudades como Barcelona y Sevilla.

Escrito por Consuelo R de Prada

Entonces, ¿vendo o espero?

Después de muchos dimes y diretes, Hacienda ha retrocedido un escalón. Ha rebajado el “hachazo” fiscal en la venta de viviendas y en el pago por las plusvalías generadas. Pero es necesario aclarar que este cambio no le afecta a la venta de vivienda habitual, siempre que se destine a la compra de otra, también residencia habitual.

En el borrador inicial, que ya contamos en este post, el golpe que se la daba a las plusvalías era muy importante, de ahí el revuelo que se ha armado .Hasta ahora, cuando alguien vendía una casa, tributaba por la plusvalía lograda en el IRPF, pero con beneficios fiscales. El Gobierno quería eliminar de un plumazo todos los coeficientes correctores que había hasta ahora y de ahí la subida exponencial del impuesto.

Y, ¿ahora qué pasa?, ¿en qué ha quedado todo?

Tras los últimos cambios, la reforma fiscal que entrará en vigor el 1 de enero de 2015 suprime los coeficientes de actualización y limita los coeficientes de abatimiento a ventas inferiores a 400.000 euros. Y los tipos impositivos que se aplicarán sobre las plusvalías inmobiliarias se irán reduciendo en 2015 y 2016. El objetivo es que el impuesto sea menos gravoso.

Como explicarlo es bastante complejo ante el maremágnum de cifras, lo mejor es acudir a la nueva calculadora que ha creado el diario Cinco Días con todos los cambios e incluir los datos de la vivienda en cuestión y sabrás el coste fiscal de vender su casa antes o después de la reforma fiscal.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR