Escrito por Consuelo R de Prada

Las vacaciones, un buen momento para buscar y encontrar casa

Si todavía no tienes un apartamento en la playa, las vacaciones son un buen momento para mirar con detenimiento y comparar ofertas. Y sobre todo, encontrar casa para pasar tus próximos días de ocio. Pero no sólo para comprar la ansiada segunda residencia, si buscas vivienda habitual, también tienes la oportunidad y el tiempo, algo fundamental para elegir lo mejor.

Y ahora, ha llegado el momento de comprar. En estos años de crisis se han producido rebajas importantes, unido a una abundante oferta en el mercado, circunstancias que permiten tener muchas opciones donde elegir. Y por si esto fuera poco, las entidades financieras comienzan a abrir el grifo de la financiación. Es un proceso lento, pero brinda nuevas expectativas tras años de sequía hipotecaria.

Los precios han tocado fondo en muchas zonas, eso no quita que algunas viviendas mal ubicadas o de mala calidad las tengan que vender a precio de derribo. Para el resto, la situación empieza a cambiar.

Las estadísticas sobre venta de viviendas comienzan a mostrar que los compradores están saliendo de su escondite. Incluso, datos recientes ya evidencian que hay zonas como Extremadura o Galicia donde los precios comienzan a subir ligeramente.

En la costa hay auténticas gangas. Se pueden conseguir ansiados apartamentos por 50.000 euros o dos dormitorios por 100.000, algo impensable hace tan sólo unos años. Vivienda nueva por menos de 100.000 euros. 

Y aunque sea lentamente, ya se observan signos de cambio de tendencia y si nos basamos en anteriores crisis, las zonas que primero se recuperaron fueron las de costa y las mejores áreas de las principales ciudades, fundamentalmente por la reactivación de la demanda internacional, algo que ya está sucediendo.

Si te animas, mira en webs, pasea por las calles y zonas que te gusten y elige lo mejor en una oferta amplia y variada. Y disfruta de las vacaciones

 

Escrito por Consuelo R de Prada

Nuevo Plan de Vivienda: sólo alquiler y rehabilitación

Si la reforma fiscal daba un golpe al alquiler de vivienda, ahora el Ministerio de Fomento parece que lo quiere compensar. Con retraso, se ha puesto en marcha el Plan de Vivienda 2013-2016 y uno de los objetivos es fomentar la vivienda en alquiler

¿Quiénes serán los beneficiarios? El programa de ayuda al alquiler va dirigido a mayores de edad con un límite de ingresos inferior a tres veces el Iprem (indicador público de rentas múltiples), es decir un máximo de ingresos de 22.365,42 euros anuales y para alquileres mensuales iguales o inferiores a los 600 euros.

casitaypalmac web

Y así serán las ayudas:

  • Hasta el 40% de la renta del alquiler.
  • Límite: 2.400 € anuales por vivienda.
  • Plazo máximo de 12 meses prorrogable hasta el final del Plan.
  • Tendrán preferencia las personas afectadas en los procedimientos de desahucios.

Además, el Ministerio de Fomento quiere poner en marcha la creación de un parque público de vivienda protegida para alquiler sobre suelos o edificios de titularidad pública: alquileres de rotación y protegidos.

De esta forma, contará con dos líneas: vivienda de alquiler en rotación para personas con rentas de 1,2 veces el Iprem  (8.946,17€), cuyo precio de alquiler no podrá superar 4,7 euros mensuales por metro cuadrado útil, y viviendas de alquiler protegido para familias con ingresos entre 1,2 y 3 veces el Iprem -seis euros por metro cuadrado-.

La rehabilitación de edificios es otro de los aspectos importantes de este nuevo Plan de Vivienda Estatal. Se centrará en inmuebles construidos antes de 1981 con al menos el 70% de su superficie destinada a uso residencial de vivienda y constituir el domicilio habitual de sus propietarios o arrendatarios.

Las ayudas serán de hasta 4.000 euros por vivienda para conservación o para mejora de accesibilidad y de 2.000 euros para mejora de la eficiencia energética (5.000 euros si se reduce en un 50% la demanda energética del edificio).

 

Escrito por Consuelo R de Prada

Otro golpe a la vivienda: ahora las plusvalías

El afán recaudatorio de las Administraciones no tiene límites. Hay que sacar dinero… Y la reciente Reforma Fiscal que ha presentado el Gobierno no se olvida de las plusvalías y las donaciones. ¿Esto qué supone? y, ¿a quién no le afecta?

Cuando se vende una vivienda, si no es habitual y no se reinvierte en la compra de otra vivienda habitual, hay que pagar a Hacienda por la plusvalía. Es decir, la diferencia entre el precio al que se compró y al que se vende. Hasta ahora, había una serie de correcciones y coeficientes que se aplicaban en el IRPF a las plusvalías generadas por la venta de viviendas. El objetivo era evitar que el pago fuese muy elevado por la ganancia patrimonial.

Pero aquí es necesario aclarar que se mantiene la exención para las plusvalías derivadas de la venta de la vivienda habitual en el caso de contribuyentes mayores de 65 años. Y tampoco se elimina la exención por reinversión en vivienda habitual. A estos grupos no les afecta este cambio.

El problema viene para los que no estén en esos supuestos. Desde enero de 2015 (a no ser que haya modificaciones) se eliminan los coeficientes correctores y el importe entre vender la casa en 2014 y hacerlo en 2015 varía considerablemente. Obviamente, afecta mucho más a las viviendas compradas hace mucho años porque la diferencia entre el precio de compra y venta es mayor.

El diario Cinco Dias tiene en su web una calculadora en la que puedes saber cuánto tendrías que pagar. El ejemplo que viene a continuación tal vez lo ilustre mejor: una vivienda comprada en 1998 por 246.000 euros y vendida por 400.000 euros. Y ahí se pueden ver los cambios.

TRIBUTACIÓN EN 2014

Plusvalía bruta
154.000
Coeficiente de actualización
1,3041
Ganancia sujeta a reducción
0,0
Porcentaje de reducción (%)
0
Plusvalía corregida
79.191
Cuota a pagar
20.661,7

TRIBUTACIÓN A PARTIR DE 1 DE ENERO DE 2015

Plusvalía bruta
154.000
Coeficiente de actualización
Se elimina
Ganancia sujeta a reducción
Se elimina
Porcentaje de reducción (%)
Se elimina
Plusvalía corregida
154.000
Cuota a pagar
35.840,0

                                           DIFERENCIA: 15.178 €

Los que compraron recientemente y vendan, probablemente no tendrán cambios, pero igual tampoco plusvalías.
Donación.- Con la reforma propuesta, la donación de vivienda tributará como una venta, lo que indica que si un padre dona a su hijo una casa tendrá que pagar en el IRPF por la diferencia entre lo que costó el piso y el precio actual en el mercado.
Escrito por Consuelo R de Prada

Vivienda: ¿ha llegado el momento de invertir?

La crisis, sobre todo cuando se prolonga en el tiempo, cambia la perspectiva de la mayoría de los inversores. Y algo que era un valor perfecto, se convierte de la noche a la mañana en el peor activo donde invertir.

Eso es lo que ha pasado con el mercado de la vivienda. Siempre fue el activo preferido de buena parte de los españoles, pero la crisis nos ha traído muchas sorpresas ¿En qué punto estamos ahora? y ¿sigue siendo la vivienda un valor refugio?

Creemos que sí por varias razones. Por un lado, la rentabilidad de los depósitos y otros activos del mercado está bajo mínimos (por debajo del 2%), especialmente tras la última bajada del precio del dinero. Eso indica que la vivienda vuelve a estar en el punto de mira de los inversores, sólo hay que ver las diferentes operaciones que se están realizando en el mercado. Para algunas empresas la vivienda se está convirtiendo en un valor refugio, sacando rentabilidad vía alquiler o esperando la revalorización futura.

Y por otro lado, los precios están prácticamente en mínimos y las diferentes estadísticas ya muestran descensos cada vez menores y en algunos casos, leves repuntes, esto indica que estamos tocando suelo por lo que al precio de la vivienda se refiere. Aunque para los entusiastas, esto no supone que de pronto vaya a producirse un rebote de precios con grandes plusvalías. Las cosas irán piano a piano, que es lo mejor en éste y en otros mercados y, lo más importante, ahora se pueden conseguir viviendas a precios muy atractivos.

Obviamente, todo tiene sus pros y contras. En el lado positivo de la balanza está claro que, aunque puede perder se recupera y, además, es un elemento tangible frente a otros activos financieros. A esto se unen los bajos precios. Respecto a los inconvenientes, en estos momentos todavía falta financiación en el mercado y el Gobierno ha empeorado la fiscalidad, algo que no ayuda a este sector.

 

Escrito por Consuelo R de Prada

La crisis multiplica la diferencia del precio de la vivienda entre barrios

La diferencia de precio entre el distrito más caro y el más barato de las grandes ciudades se ha disparado desde que comenzó la crisis, según un estudio del portal inmobiliario Idealista. En este momento, comprar una vivienda en el distrito más caro de Madrid, el de Salamanca, cuesta un 243% más caro que en el más barato, el de Villaverde. En 2006, la diferencia tan solo era del 68%.

En Barcelona, las diferencias también son importantes, aunque menores. Ahora, comprar en el barrio de Les Corts es un 146% más caro que en Nou Barris. En el momento más alto de la burbuja ese diferencial era de una 45%.

¿Por qué se ha producido? Las clases de menos pudientes han sido las que más han sufrido la crisis, las que más fallidos hipotecarios han registrado y en las que se han concentrado las ejecuciones hipotecarias, pisos embargados, de bancos…

Y lo más probable es que la brecha siga abriéndose, ya que ha sido mucho lo que se ha destruido y, aunque es cierto que se está produciendo una tímida recuperación del empleo, es lenta y tardará en llegar a las clases con menos recursos.

Además, aunque la venta de viviendas ha mostrado también una tímida mejora, quienes están comprando son también aquellos que tienen recursos para hacerlo y que habían paralizado su decisión de compra en los últimos años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR