Escrito por Consuelo R de Prada

Heredar una vivienda en Madrid será más barato

A veces los impuestos que se pagan por heredar son tan elevados que algunos preferirían renunciar a la herencia por el desembolso que puede suponer. Aunque todo depende de cada Comunidad Autónoma, en el caso de Madrid, las condiciones son mejores, ya que el Impuesto de Sucesiones está exento en un 99%, cuando se trata de herederos directos.

Ahora, el Ayuntamiento de la Capital se suma y rebajará desde el 1 de julio hasta en un 90% el Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IVTNU), la conocida como plusvalía municipal. Además, elimina los requisitos para beneficiarse de la bonificación, como el de convivencia en la vivienda habitual del fallecido y que el beneficiario siguiera empadronado en ella los cinco años posteriores.

Este pago, significativo para muchos bolsillos, supondrá un ahorro importante para los herederos directos. Un ejemplo, para una vivienda de unos 90.000 euros de valor catastral, la cuota a pagar será de unos 470 euros frente a los 4.698 euros anteriores.

Estas noticias del Ayuntamiento se unen a las promovidas por la Comunidad de Madrid que el 1 de enero de este año bajó al 6% (frente al 7% anterior) el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), impuesto sobre las segundas transmisiones, que ya contamos en otro post. Y otro impuesto que se redujo es el de Actos Jurídicos Documentados (AJD), que ha pasado del 1% al 0.75%. Éste grava la compra de viviendas nuevas, que llevan IVA, y las escrituras de hipoteca en general.

Aunque buena parte de estas concesiones tienen un marcado carácter electoral, bienvenidas sean por el ahorro que suponen.

 

Escrito por Consuelo R de Prada

Los gastos que te puedes deducir si tienes un piso alquilado

Hace unas semanas hablamos de la deducción por vivienda habitual en la declaración de la renta y hoy le toca el turno a la vivienda alquilada en la declaración de la renta. No hay cambios significativos, pero es bueno recordar qué se puede incluir.

Un piso alquilado es como una pequeña empresa, con sus ingresos y sus gastos. En los ingresos debemos contar con la renta que paga el inquilino y que se debe declarar. Pero, obviamente como tiene gastos, también se pueden desgravar.
Respecto a los ingresos, del total del rendimiento neto por alquiler de vivienda, el 60% está exento y esa cantidad puede llegar al 100%, si el arrendatario tiene entre 18 y 30 años y rendimientos netos superiores a 7.455 euros, salario mínimo (IPREM) para el ejercicio 2013. De todos modos, como cada caso es un mundo, en este enlace puedes ver todos los supuestos en el capítulo 4 sobre rendimientos de capital inmobiliario.

Y en los gastos, se pueden incluir:

  • Los gastos “corrientes”. Es decir, la comunidad, el IBI, seguro de la vivienda y el mantenimiento que pague el propietario, como sería cualquier reparación ó gastos de conservación, en general.
  • Las amortizaciones de la inversión: la amortización del edificio, que será el 3% anual del valor de la construcción (que no es el valor del piso, que incluye el suelo). Se puede utilizar el mayor de estos valores: coste de adquisición o valor catastral, pero siempre excluido el valor del suelo. La amortización del contenido o enseres del inmueble, mobiliario, electrodomésticos, etc. Del valor de estos bienes, si se aplica el criterio de amortización habitual, se contabilizará como gasto el 10% anual del valor de los bienes adquiridos cada año, teniendo en cuenta como gasto la décima parte de su valor durante diez años. Es decir, el año de su compra y los nueve años siguientes.
  • También se pueden deducir, los intereses del préstamo hipotecariolos saldos de dudoso cobro (que previamente deben haberse contabilizado como ingresos) y las cantidades por servicios recibidos, como formalizar el contrato de alquiler.

Al final y en muchos casos, entre reducciones y gastos deducibles, la presión fiscal puede ser cero.

 

Escrito por Consuelo R de Prada

Ha llegado el momento de comprar casa en la playa

Se acerca el verano y tener una vivienda en la playa puede ser una buena opción para pasar las vacaciones estivales. Y ahora es el momento de buscarlaaprovechando los días de Semana Santa.

¿Es un buen momento para comprar? En estos años de crisis se han producido rebajas importantes, unido a una abundante oferta nueva en el mercado, circunstancias que permiten tener muchas opciones donde elegir. Y por si esto fuera poco, las entidades financieras comienzan a abrir el grifo de la financiación. Es un proceso lento, pero brinda nuevas expectativas tras años de sequía hipotecaria.

Los precios han caído alrededor del 50% en muchas zonas, e incluso más, pero podrían estar llegando a su ajuste final, lo que indica que en algunas áreas las ventas comiencen a repuntar. Se pueden conseguir ansiados apartamentos por 50.000 euros o dos dormitorios por 100.000, algo impensable tan sólo unos años. Vivienda nueva por menos de 100.000 euros.

Cambios en el mercado.- Y aunque sea lentamente, ya se observan signos de cambio de tendencia y el mercado de segunda residencia en costa comienza a moverse. Si nos basamos en anteriores crisis, las zonas que primero se recuperaron fueron las de costa, fundamentalmente por la reactivación de la demanda internacional, algo que ya está sucediendo.

La crisis nos ha llevado hasta aquí y ahora es el momento de aprovechar oportunidades.

Escrito por Consuelo R de Prada

¿Quién puede desgravar por vivienda habitual?

Dicen que Hacienda somos todos y ha llegado el momento de “pasar por caja”. Desde el 1 de abril y hasta el 30 de junio ya podemos presentar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), la Declaración de la Renta para entendernos.

Y este año tiene novedades, ¿qué me puedo desgravar por vivienda? Si compraste tu casa a partir del 1 de enero de 2013: nada, ya que el Gobierno eliminó este tipo de desgravación. Si lo hiciste con anterioridad mantienes, de momento, la desgravación por vivienda habitual.

Compra.-Todos los que compraron antes del 31 de diciembre de 2012 mantienen la deducción fiscal por compra de vivienda habitual (el 15% hasta un máximo de 9.040 euros anuales). Pero este porcentaje se desdobla en dos tramos: estatal y autonómico, de ahí la necesidad de comprobar si ha habido cambios en la parte correspondiente a tu comunidad. Además, debemos recordar que desde el ejercicio 2012 se ha suprimido también la compensación fiscal por deducción en adquisición de vivienda habitual aplicable a los contribuyentes que adquirieron su vivienda antes de 20 de enero de 2006, utilizando financiación ajena.

De todos modos, existe un régimen transitorio y algunos podrán desgravar por inversión en vivienda habitual. Es el caso de aquellos contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades con anterioridad al 1 de enero de 2013 para obras de rehabilitación, ampliación de vivienda habitual u obras de adecuación de vivienda habitual de personas con discapacidad, siempre que estén terminadas antes de enero de 2017. En este último caso, el límite está en 12.080 euros anuales (para los anteriores, 9.040 euros) y los excesos no podrán trasladarse a ejercicios futuros.

Vivir de alquiler. En el caso de que la vivienda habitual sea de alquiler, el inquilino se puede deducir hasta el 10,05% de los importes pagados en concepto de alquiler, siempre que la base imponible sea inferior a 24.107,20 euros anuales (cuanto más gane, menos deducción), más las bonificaciones que aplican algunas Comunidades Autónomas, que en algunos casos las han quitado.

En este enlace tienes acceso al manual de la Agencia Tributaria y en él comprobarás lo que puedes deducirte en función de tu lugar de residencia.

La próxima semana te contamos qué puedes deducir si tienes una vivienda alquilada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR