Escrito por Consuelo R de Prada

¿Serán las cooperativas las que tiren de la promoción de viviendas?

Estamos en un momento de indefinición en el segmento de promoción de viviendas. Por un lado, los promotores con liquidez son rara avis en el mercado; por otro, las entidades financieras están abriendo ligeramente el grifo de la financiación hipotecaria para la compra de vivienda, pero no así para financiar suelo y si promueven lo hacen en los que tienen en propiedad. Y en esta situación, entra en escena la Administración que está sacando suelos a subasta situados en buenas zonas, pero claro aquí surge el problema, ¿cómo se compra ese terreno?

Por ahora, parece que las cooperativas son las que están participando y se están convirtiendo en una buena opción para tener una vivienda libre en propiedad a precio razonable y en una buena ubicación. Eso sí, como no hay financiación para el suelo, son los socios los que tienen que buscarse la vida y hacer frente a ese desembolso. Y una vez adjudicado o comprado ya tienen más facilidad para conseguir financiación para ejecutar la promoción ¿Serán las que tiren del mercado?

De momento, hay algunos ejemplos que avalan esta situación. En Madrid, una cooperativa se adjudicó en subasta el suelo de Gerencia de Urbanismo del ayuntamiento madrileño, ubicada en uno de los mejores distritos de la capital: Chamartín. Y esta promoción se ha convertido en una de las más solicitadas, con más interesados que viviendas.

Pero la cosa no queda aquí, en otra zona de la capital, al  lado del Paseo de la Castellana, el Ministerio de Defensa sacará a subasta un suelo destinado a la promoción de vivienda y de nuevo varias cooperativas serán las que pujen por ese terreno. Alguna ya ha presentado su propuesta con precios que rondan los 3.200 euros por metro cuadrado. Parece que la actividad, aunque sea lentamente, retorna al mercado.

No todo vale

Ahora bien, como ya contamos en otro post, antes de entrar en una cooperativa hay que tener en cuenta varios factores. Hasta ahora, bastaba con que estuviera inscrita en el registro de cooperativas, que la gestora fuera de confianza, no tuviera deudas, que el suelo estuviese ordenado y que las aportaciones fueran a una cuenta bloqueada. Pero, ya no es suficiente, hay cooperativas con todo esto que no saldrán adelante. ¿Por qué? Por falta de financiación, incluso hay cooperativas al 80% cubierta que ningún banco va a entrar a financiar por la sencilla razón de que el suelo no es de la entidad.

Entonces, ¿en qué más me tengo que fijar para saber que la cooperativa funcionará? Fundamental investigar la propiedad del suelo para evitar problemas posteriores y como consejos adicionales, es necesario que la constructora y la gestora también sean solventes. Ahora mismo están expuestas a los riesgos de la situación de mercado y es conveniente en ambos casos tener referencias.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo!!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Your email address will not be published. Los campos requeridos están marcados *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR