Escrito por Consuelo R de Prada

Pautas para renegociar la renta de tu casa

Tanto si vamos a poner en alquiler un piso, como si estamos buscando uno para arrendarlo, lo primero que nos vendrá a la mente es probablemente la renta a la que ponerlo en alquiler o bien el alquiler que vamos a pagar por él, según sea el caso, pero ¿qué sucede con la renta cuando ya hemos alquilado el piso y van pasando los años? Veámoslo.

La renta es pactada libremente entre las partes, y en lo que se refiere a los aumentos de ésta,  lo dispuesto en la LAU en su artículo 18.1 es “Durante los cinco primeros años de duración del contrato la renta sólo podrá ser actualizada por el arrendador o el arrendatario en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato, aplicando a la renta correspondiente a la anualidad anterior la variación porcentual experimentada por el Índice General Nacional del Sistema de Índices de Precios de Consumo en un período de doce meses inmediatamente anteriores a la fecha de cada actualización, tomando como mes de referencia para la primera actualización el que corresponda al último índice que estuviera publicado en la fecha de celebración del contrato y en las sucesivas el que corresponda al último aplicado”.

Se entiende que a partir del sexto año, los aumentos dependen de los acuerdos que existan al respecto entre las partes, o en ausencia de éstos a lo que dice la ley en el citado  artículo, pero ¿qué sucede si queremos renegociar la renta?, ¿y podemos aumentarla?, ¿y reducirla?

Obviamente que podemos, siempre y cuando exista convenio entre las partes, pues si es obvio que existe libertad de pacto para establecer la renta, también existe libertad de pacto para renegociarla.

Este es un punto muy interesante ahora, dado que nos encontramos en un momento de dificultades económicas. Y es que muchos propietarios están dispuestos a renunciar a subidas en sus rentas o incluso a aceptar disminuciones ante inquilinos que les aportan confianza y seguridad.

Todo ello no quita que lo más común sea basarse en el IPC y lo más común es aumentar la renta y no disminuirla, pero como se ha dicho siempre; casos haberlos los hay y más en estos momento. Los ejemplos pueden ser variados, desde Rentages.es   se plantean ¿no es común que un inquilino asuma a su cargo obras de mejora que no le corresponden a cambio de ver reducida la renta un determinado periodo de tiempo o a lo largo del contrato?  Una opción  interesante y una solución en momentos difíciles.

 

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo!!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Your email address will not be published. Los campos requeridos están marcados *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR