Escrito por Rubén Cózar

De vuelta al producto de toda la vida

Todo vuelve a la normalidad, simplemente es cuestión de tiempo. En vivienda, el producto estrella de los españoles era un piso amplia con tres dormitorios. Pero llegó el boom inmobiliario de principios de este siglo y todo cambió. De pronto, comenzaron a construirse viviendas mucho más pequeñas. Y si en 1997,  en Madrid, el 35% de las viviendas que se iniciaban tenían tres dormitorios, 10 años después, la cifra descendió al 14%. En 2011, sin embargo, ya se atisban cambios hacia la vivienda más grande.

¿Habían cambiado los gustos de los españoles? No, simplemente, las subidas desorbitadas del precio del suelo, llevaban consigo incrementos en el precio final de la vivienda. Pocos podían pagar la vivienda tipo. Ser propietario suponía reducir las expectativas y comprar un piso más pequeño.

Comenzaron a construirse viviendas tipo estudio y de 1 y 2 dormitorios en superficies minúsculas. Era la forma de poder pagar el precio absoluto de la vivienda para los adquirentes y para los promotores. Era la única forma de que saliera el precio.

Curiosamente, en aquel momento, la Ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, hablaba de “minipisos” de 30 metros, y muchos se escandalizaron. Pero la realidad es que ya se estaban haciendo y es que las empresas suelen ir, como siempre, por delante de las Administraciones Públicas.

Demanda retenida

Esto, ¿qué ha provocado? una demanda retenida, que busca viviendas amplías y que ahora se encuentra con un problema, no hay lo que busca si quiere una vivienda nueva. Solución: esperar a que empiecen nuevas promociones o acudir a la segunda mano.

Las pocas promotoras que están entrando en el mercado con nuevas construcciones, en ciudades como Madrid, si han visto estas necesidades y entre sus propuestas ya incluyen tres y cuatro dormitorios. Una forma de atraer esa demanda latente que está esperando. Eso sí, deberán ajustar los precios porque la demanda está retenida pero no puede ni quiere comprar a cualquier precio. De hecho, si hubiera producto a buen precio, se agotaría.

¿Te ha gustado el artículo? Compártelo!!Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Deja un comentario

Your email address will not be published. Los campos requeridos están marcados *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de facilitarle la navegación y analizar el uso de ésta. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Puede cambiar la configuración de las cookies en cualquier momento.   ACEPTAR